Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre tu navegación y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias, generada a partir de tus pautas de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso . Puedes obtener más información aquí

Fuente: ADN del Seguro / Estamos Seguros UNESPA

En ese ejercicio se produjeron 25.805 siniestros de este tipo en toda España. Fueron indemnizados por pólizas de vida, salud y decesos, fundamentalmente. Esta es una de las conclusiones que se desprende del informe Las prestaciones de invalidez del seguro español elaborado por Estamos Seguros.

De acuerdo con este trabajo, la indemnización media por persona asciende a 11.935 euros. Este pago tiene un carácter complementario a las prestaciones públicas que perciben los afectados. Entre tanto, la mediana de estas indemnizaciones se sitúa en los 3.400 Euros. Esto demuestra que las invalideces parciales son mucho más frecuentes que las graves. En tres de cada 10 casos, el afectado percibió más de 6.600 Euros; mientras que en dos de cada 10 se rebasó la barrera de los 11.500 Euros. El caso más extremo de los reunidos por las 28 aseguradoras que han facilitado datos para esta investigación conllevó el desembolsó de casi 2,2 millones de euros a la persona que quedó inválida.

El importe medio de las indemnizaciones varía de una comunidad autónoma a otra. En Castilla-La Mancha se alcanzaron los 33.868 euros de media. Le sigue muy de cerca en la clasificación Extremadura, con 33.701 euros, y País Vasco, con otros 27.068 euros. Las indemnizaciones promedio más modestas aparecen en Baleares, con 10.267 euros; Cataluña, con 9.806 euros; y La Rioja, donde se desembolsó una media 6.746 Euros por percance.

Un análisis territorial de los datos muestra cómo los siniestros no se reparten de manera uniforme por el país. Las comunidades autónomas ubicadas alrededor del valle del Ebro tuvieron una cantidad de percances superior a la que sería previsible encontrar ahí. En concreto, Cataluña, País Vasco, Aragón y Navarra acaparan un porcentaje de casos de invalidez que debe indemnizar el seguro mayor a su peso sobre la población general. En una misma situación, pero desmarcándose de este patrón territorial, se encuentran las Islas Canarias.

La edad promedio a la que se perciben estas indemnizaciones es de 49 años y tres meses. Aragón es la comunidad con la edad media más alta, 57 años y dos meses; seguida de Ceuta y Melilla, País Vasco y la Comunidad de Madrid. Estos territorios se sitúan en el entorno de los 53 o 54 años. A la cola se encuentran Galicia y La Rioja. Ahí la edad media para incurrir en situación de invalidez total o parcial se encuentra por debajo de los 46 años. En todos los casos, no obstante, se trata de gente que se encuentra en edad de trabajar.

Los datos muestran, asimismo, que el 60% de los siniestrados tiene entre 40 y 60 años. Las indemnizaciones más altas las perciben aquellos que se encuentran en la horquilla entre los 51 y los 60 años. En estos casos, la media de la indemnización es de más de 18.000 euros. Las compensaciones más bajas corresponden a la gente joven (8.991 euros) o de mayor edad (7.626 euros).